In lieu of an abstract, here is a brief excerpt of the content:

[OUJ CAB'OU DANHA / CA BODE D9ANHA. DOS INTERPRETACIONES PARA UNA LECTURA DE LA CANTIGAS 481 F 61 DE ALFONSO X Juan Paredes Universidad de Granada En 1977, con motivo del VII Congreso Internacional de la Asociación Hispánica de Literatura Medieval, presenté una comunicaci ón sobre "Caboudanha. En torno a la cantiga B 481, V 64 alfonsí". En ese mismo congreso, Louise O. Vasvari presentaba otra comunicaci ón sobre el mismo tema, con el título '"La madeira certeira ... A midida d'España' de Alfonso X: un gap carnavalesco". Y en el mismo año, aunque en un congreso diferente, Giuseppe Tavani se ocupaba también del mismo asunto, con otra propuesta distinta.1 El interés del tema, y la lógica imposibilidad de haber podido contar en aquel momento con tan valiosas aportaciones, me hace ahora volver sobre ello, en un intento de puesta al día de la cuestión. El sentido ambivalente de la cantiga, la obscuridad de algunos de sus términos y la misma destinataria del escarnio -la conocidísima soldadeira María Pérez "Balteira" (Ramón Menéndez Pidal; Carlos Alvar; A. Martínez Salázar)- han llamado la atención de los críticos, que le han dedicado páginas de muy diversa fortuna.2 1 "Para urna leitura da cantiga de maldizer de Afonso X, 'Joan Rodriguez foy osmar a Balteira' (RM 18, 21, B 481, V 64)", presentada en el Coloquio Internacional "Filología, Literatura e Lingüística" in memoria di Manuel Rodrigues Lapa, Anadia-Coria, 17-19 abril, 1977 y publicada en Sentido que a vidafaz.. Estudos para Óscar Lopes. 2 Al parecer, el propio Alfonso X utilizó a la soldadera en el ámbito político. Eso es al menos lo que se desprende de las palabras de Menéndez Pidal (170-71) quien, basándose en una curiosa tensón entre Vaasco Pérez Pardal y Pedr' Amigo (B 1509), en la que se le atribuyen a María Pérez "Balteira" ciertos poderes recibidos de un Escallola, arráeces aliados con Alfonso X en su lucha contra el rey nazarita de Granada, piensa La corónica 30.1 (Fall, 2001): 149-58 150Juan ParedesLa coránica 30.1 , 2001 Carolina Michaelis de Vasconcelos (547) realizó una lectura literal de la cantiga, que interpreta en su sentido más inocuo: se trataría simplemente de una remesa de madera que el propio Rey había enviado a la "Balteira" para que se construyese una casa y cuyo tamaño intenta precisar el constructor. Manuel Rodrigues Lapa (17) destacaba el sentido "duvidoso" de la cantiga, "cheia de insinuacóes obscenas", pero mantenía la misma interpretación literal de Michaelis: la famosa soldadera deseaba construir su casa con maderas fornecidas por los bosques reales yJuan Rodríguez fue a calcular las medidas de la madera que debía ser cortada. Sólo más tarde (1970), después de considerar las observaciones realizadas al respecto por Walter Mettmann, se daba cuenta de los valores expresivos de los lexemas madeira y [casa], que aunque efectivamente no aparezca en la cantiga está presente en toda ella, con el sentido figurado de miembro viril y sexo femenino, respectivamente. Si a ello se unía el triple significado de colher: "apanhar", "receber" y "deixar entrar", la comprensión de la cantiga parecía transparente: "Um tal Joáo Rodrigues, de sexo avantajado, foi tirar a midida à casa da Balteira, para que a sua madeira nela pudesse entrar" (26). Efectivamente, Mettmann (310-11) había subrayado el sentido equívoco del término madeira, como aparece también en sendas cantigas de Afonso López de Baian (B 1741, V 1081) y Pai Gómez Charinho (B 1625, V 1 159), construidas en torno al lexema madeira nova. Basándose en la descodificación del término en la cantiga alfonsí como 'miembro viril', Lapa realizaba una lectura errónea de la primera, que interpretaba como una petición del poeta a la abadesa de Arouca para que le "reforçasse" el miembro viril, a cambio de lo cual le construiría una casa en la que dormiría con...

pdf

Additional Information

ISSN
1947-4261
Print ISSN
0193-3892
Pages
pp. 149-158
Launched on MUSE
2012-04-04
Open Access
No
Back To Top

This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website. Without cookies your experience may not be seamless.