In lieu of an abstract, here is a brief excerpt of the content:

  • La “serrana” castellana, ¿ género paródico?
  • Michel Garcia

El concepto de género, visto desde una perspectiva estrictamente funcional, tiene dos efectos. Por una parte, fija un conjunto de normas al que debe ajustarse cualquier forma para merecer la calificación correspondiente; a cambio, ésta le proporciona ciertas claves de composición. Por otra parte, y como corolario, el género sitúa la obra dentro de un hilo histórico continuo, por el mero hecho de incluirla dentro de una tradición. De estos dos valores, el segundo es el que exige el manejo más delicado, porque, si se aplica sin matices, crea una correlación forzada entre una producción y sus posibles antecedentes. Grande es el riesgo, en nombre de esa supuesta continuidad, de suponer estrechas relaciones entre producciones dispares e incluso de afirmar la existencia de obras o géneros desaparecidos; en definitiva, de no estudiar un corpus dado por sí mismo sino remitiendo a valores que le son ajenos.1

La “serrana” compuesta en lengua castellana ofrece una ilustración perfecta de las ambigüedades que supone una definición genérica, en la medida [End Page 333] en que esa forma poética se caracteriza por un corpus muy limitado (en torno a veinticinco) y por una gran variedad de realizaciones dentro de ese corpus. Carecemos pues de los requisitos indispensables –una base de datos suficientemente rica y una coherencia de contenido– para disponer de criterios de análisis e interpretación seguros.2 Esto debe inducirnos a no remitir sistemáticamente a una norma general sino, dentro de lo que cabe, a situar cada una de esas piezas dentro del contexto que acompaña su producción. Por otra parte, esa opción por una definición estricta ofrece un margen de iniciativa considerable, al permitir diversas adaptaciones de tono y de forma, entre las cuales la variante paródica ocupa un lugar especial. Para ilustrar esa propuesta me referiré primero a la única “serrana” conocida de Pedro de Escavias.3

La “serrana” de Escavias

La obra poética de Pedro de Escavias consta de veintiún poemas. Dieciocho de ellos se conservan agrupados bajo su nombre en una colección de finales del siglo XV, el Cancionero de Oñate, así llamado por haber pertenecido a esa familia condal (HH1, según la clasificación de Brian Dutton); una canción inédita en el Cancionero de Gallardo-San Román de la Real Academia de la Historia (MH1); dos poemas, bajo el nombre de Manuel de Guzmán, en el mismo Cancionero de Gallardo-San Román.4

La “serrana” es uno de seis poemas recogidos simultáneamente en los dos cancioneros, pero a diferencia de los otros cinco, la doble redacción presenta aquí una modalidad original. El Cancionero de Gallardo-San Román conserva una canción, compuesta de un estribillo inicial y una copla: [End Page 334]

Cançion Veniendo cansado yo çerca del puerto de losa ui la moça mas fermosa que dios pienso que crio

No le do mayor loor solo por no ynjuriar la que me puede mandar y tiene por seruidor mas tan bien me pareçio que mi voluntat quexosa sin menbrarse de otra cosa en cuydado me metio

(MH1-161)

La similitud que presenta esa canción con el estribillo y la primera copla de la “serrana” en el Cancionero de Oñate-Castañeda salta a la vista.

IX. sserrana Llegando cansado yo al puerto la peralosa vna serrana fermosa al encuentro me salio

1. No le do mayor loor solo por no ynjuriar la que me puede mandar y tiene por seruidor mas tan bien me pareçio y tan desenbuelta y donosa que mi firmeza dubdosa y alterada sse paro

2. Viendome venir asy mas triste que plazentero y a vos dixo cauallero quien vos traxo por aqui o que senda vos guio por esta sierra fragosa por la qual andar no osa quien en...

pdf

Additional Information

ISSN
1947-4261
Print ISSN
0193-3892
Pages
pp. 333-348
Launched on MUSE
2009-12-24
Open Access
No
Back To Top

This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website. Without cookies your experience may not be seamless.