University of Texas Press
resumen

En este ensayo damos una apreciación preliminar de los efectos de la pandemia de la Covid-19 sobre las poblaciones marginadas en Ucayali en la Amazonía Peruana, notando su mayor riesgo a contagio, deficiencias en el sistema de salud y la disrupción de sus medios de subsistencia.

palabras

vulnerabilidad, Covid-19, poblaciones marginadas y pueblos indígenas, Amazonía, Perú

Nota al Lector:
La versión digital de este artículo ha sido actualizada después de su publicación para incluir una sección de reconocimientos.

la pandemia global DE LA COVID-19 continúa expandiéndose como marea en América Latina. El nuevo coronavirus llegó más tarde que a otras regiones, sin embargo, la región es hoy un foco rojo siendo el Perú uno de los países mayormente afectados (Johns Hopkins University [JHU], 2020). Los impactos de la Covid-19 no tienen precedentes y marcarán a la región por mucho tiempo, no solo en términos de salud pública, sino también económicos, políticos y sociales (Call, 2020). Aunque es prematuro precisar todas las implicaciones, hay señales de que las poblaciones social y económicamente marginadas están siendo particularmente afectadas en el mundo (Sumner et al., 2020) haciendo necesario documentar los efectos más importantes en la región. Comprensiblemente, la mayoría de los reportes hasta ahora se enfocan en las principales ciudades como Lima, el epicentro de la pandemia en el Perú (Ministerio de Salud del Perú [MINSA], 2020), pero los impactos de la Covid-19 son preocupantes también en provincia donde la capacidad para enfrentarlo es aún menor como se ha visto en Loreto y otras regiones fuertemente afligidas (Collyns, 2020). El presente ensayo aporta información preliminar de los efectos de la Covid-19 y de las medidas de emergencia sobre las poblaciones marginadas en el Departamento de Ucayali en la Amazonía Peruana.

Cifras oficiales al 21 de mayo sugieren que solo el 5 por ciento de los casos confirmados de Covid-19 en el Perú se han dado en los departamentos de selva baja (MINSA, 2020), [End Page 202] siendo su incidencia muy superior en Loreto y Ucayali. En esas regiones una de cada cuatro personas sometidas a prueba ha resultado positivo y teniendo en cuenta el bajo número de muestras realizadas (nulo en zonas rurales), es de esperar que las cifras reales sean mayores. En Ucayali, la mayoría de los casi 2200 casos confirmados a la fecha se encuentra en Pucallpa, la principal ciudad en la región (Dirección Regional de Salud Ucayali [DIRESA-Ucayali], 2020). De la situación en el campo se conoce poco, pero dos miembros de una comunidad Shipibo-Konibo han dado positivo y se han reportado más personas con síntomas de Covid-19 en otras comunidades del Ucayali que no han sido sometidos a prueba (Servindi, 2020).

La presencia de la Covid-19 en la selva es preocupante, especialmente en relación a los pueblos indígenas (Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana [AIDESEP], 2020; Fraser, 2020). En la Amazonía Peruana casi no hay carreteras y el transporte es principalmente por río; cerca de la mitad de las comunidades rurales de la ribera, las cuales se dedican a la agricultura, pesca y utilización de recursos naturales para su consumo y venta, se identifican con alguna etnia indígena, y por razones históricas, las más alejadas de la ciudad tienden a ser indígenas (Coomes et al., 2016). La gente se mantiene en contacto a través de redes sociales de parentezco, sistemas de semillas, mano de obra, deporte y afinidad religiosa (Abizaid et al., 2018). A pesar de su arraigo rural, muchos jóvenes migran a la ciudad a estudiar o buscar trabajo, creando hogares que funcionan y comparten recursos simultáneamente en la ciudad y el campo (Padoch et al., 2008; Gregory & Coomes, 2019). Los altos niveles de pobreza, malnutrición y de falta de acceso a agua potable, superiores a la media nacional (Instituto de Estadística e Informática [INEI], 2019), aumentan la vulnerabilidad de la población de la ribera, así como la incidencia de otras enfermedades como tuberculosis, dengue, malaria y anemia (Gianella et al., 2016; Charette et al., 2017; Castilhos & Portillo, 2020). A estas condiciones se aúna la precariedad del sistema de salud pública en el medio rural que evidencia el descuido del Gobierno Regional. Muchas de las comunidades carecen de un puesto de salud y los que existen se encuentran desabastecidos de lo esencial, de personal sanitario capacitado y estable, y tienen problemas logísticos para llegar a las poblaciones que deben atender (Berjón & Cadenas, 2020). Los pueblos indígenas del Ucayali comprensiblemente tienen miedo al contagio y están limitando el accesso a sus territorios a personas ajenas, como en otras partes de la Amazonía (Cultural Survival, 2020; Organización Regional de los Pueblos Indígenas del Oriente [ORPIO], 2020; Saffón, 2020).

El Perú tomó medidas tempranas y agresivas para enfrentar al Covid-19. A mediados de marzo se anunció el Estado de Emergencia Nacional (Decreto Supremo 044-2020-PCM, 2020), estableciendo una cuarentena inicial de quince días, que se ha renovado y prolongado hasta el 24 de mayo; podría ampliarse nuevamante. El decreto establece la restricción de garantías individuales (i.e., libertad, inviolabilidad del domicilio, reunión y tránsito), incluyendo el cierre de fronteras, la interrupción de viajes interprovinciales, y restricciones al transporte urbano y [End Page 203] rural. Está vigente un toque de queda por las noches y los domingos todo el día; los demás días, puede salir con una autorización laboral la gente que brinda servicios esenciales y del resto de la población, en teoría solo debe salir un miembro por hogar para comprar alimentos y medicinas o hacer trámites bancarios, todos guardando distanciamiento de un metro como mínimo y portando mascarilla. Se garantiza el abastecimiento de bienes y servicios esenciales (alimentos, medicinas, servicios de agua, saneamiento, luz, combustible, telecomunicaciones, servicios financieros, recojo de basura, etc.), dando facultades a la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas para salvaguardar estos mandatos e imponiendo elevadas multas y serias sanciones administrativas para los que los infringan.

Como en otros países, la cuarentena ha paralizado la economía. En Pucallpa, que es el principal centro industrial y comercial de Ucayali y punto clave de conexión entre la selva, sierra y costa, la situación es muy difícil. La industria, la construcción y comercios en general han tenido que parar; los motokares y furgonetas que normalmente abundan y crean bullicio han disminuido y son escasos durante el toque de queda. Los autorizados a comercializar son mercados, tiendas y bodegas que venden alimentos y abarrotes, panaderías, grifos y bancos funcionan en horarios reducidos; solo farmacias y boticas operan normalmente. La actividad en el puerto fluvial se ha diezmado también (Figura 1) y está bajo vigilancia frecuente de la Marina de Guerra. Se permite la llegada de botes con pescado y productos agrícolas para abastecer a la población urbana y llega también uno que otro pasajero que requiere hacer su venta o tiene que acceder algún servicio esencial; las lanchas entre Pucallpa e Iquitos también están transportando mayoritariamente carga. Entidades de gobierno han tenido que ajustarse para priorizar funciones esenciales, en lo posible de manera remota; han dado licencias y adelanto de vacaciones a parte del personal. El inicio del ciclo escolar 2020 se pospuso tres semanas y las clases comenzaron formalmente el 6 de abril por medio de radio, televisión y la plataforma de internet Aprendo en Casa — esta última presenta serias limitaciones por lo extenso de la Amazonía y la falta de cobertura de internet, luz y equipos electrónicos en zonas rurales. En los primeros días hubo incertidumbre en torno al Programa de Alimentación Escolar Qali Warma, pero posteriormente se anunció la distribución de alimentos para escolares con el no regreso a clases presenciales (Qali Warma, 2020).

En respuesta a la situación y a una escala sin precendente, el gobierno central ha movilizado una serie de bonos de ayuda al corto plazo, equivalentes a Q1.5 billones para hacer llegar S/760 (Q220) a 6.8 millones de hogares peruanos (75 por ciento) (El Peruano, 2020). Inicialmente se buscaba beneficiar selectivamente a familias más vulnerables con S/380 (Bono 380) en base a un padrón del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (MIDIS). Debido a su limitado alcance inicial y conforme se ha prolongado el Estado de Emergencia, se ha duplicado el monto y se amplió la base de beneficiarios para incluir a trabajadores independientes, poblaciones rurales, y más recientemente a cualquier familia que no se encuentre [End Page 204]

Figure 1. Contraste de la actividad en el puerto popular frente al Malecón Grau, Pucallpa, Ucayali. (a) Botes en puerto en tiempos normales (Junio, 2017) (fotografía por C. Abizaid) y (b) y durante la crisis de la Covid-19 (Abril 2020) (fotografía por L. A. Collado Panduro).
Click for larger view
View full resolution
Figure 1.

Contraste de la actividad en el puerto popular frente al Malecón Grau, Pucallpa, Ucayali. (a) Botes en puerto en tiempos normales (Junio, 2017) (fotografía por C. Abizaid) y (b) y durante la crisis de la Covid-19 (Abril 2020) (fotografía por L. A. Collado Panduro).

[End Page 205] en planilla con el Bono Familiar Universal, aunque todavía se están afinando detalles para su distribución. Asimismo, el gobierno ha canalizado fondos a municipios para hacer llegar víveres a poblaciones vulnerables. Otras medidas incluyen: prórrogas tributarias; la autorización para retirar montos límitados de fondos de pensión (AFP) y de la Compensación por Tiempo de Servicio (CTS); apoyo económico a empresas para subsidiar su planilla y evitar despidos; y la reprogramación de deudas con bancos y de pagos por servicios de agua y luz. Las empresas de telefonía siguen cobrando pero mantienen el servicio.

Hasta la fecha, en la selva el alcance de estas medidas económicas ha sido limitado. En Ucayali, al menos, los primeros bonos llegaron gradualmente y hubo dudas sobre si beneficiaron a las familias más vulnerables; algunos trabajadores informales se movilizaron para empadronarse cuando se anunció el Bono Independiente. Los que han recibido su bono quizá han podido abastecerse de alimentos y productos básicos pero el Bono Universal ha demorado. En la ciudad, los bonos pendientes están siendo retirados de los bancos sin necesidad de tener cuenta bancaria aunque muchos no lo han cobrado por las largas colas de gente y horarios restringidos de bancos; pendiente está aún la distribución del bono a hogares rurales. El reparto de víveres en los distritos se ha dado de manera desigual y sin alcanzar a todos; ha habido algunos reportes de que autoridades la usaron para hacer demagogia, y en general está habiendo denuncias de corrupción, ineptitud y falta de liderazgo por parte de algunas autoridades regionales.

Un balance preliminar de las implicaciones de la Covid-19 al corto plazo indica que gente en condiciones de pobreza y pobreza extrema está más expuesta al contagio, tiene menor acceso a servicios de salud y ha sufrido una disrupción significativa o total de sus formas de subsistencia. Pucallpa está rodeada de más de 350 asentamientos humanos (shantytowns) donde vive aproximádamente el 75 por ciento de la población, incluyendo un número considerable de indígenas, principalmente Shipibo-Konibo (Anónimo, 2020). En su mayoría, no tienen acceso al agua potable o para lavarse las manos regularmente conforme a las recomendaciones oficiales; es común que muchas personas (hasta catorce) vivan hacinadas en una vivienda pequeña, incluso en uno o dos cuartos, dificultando el aislamiento físico si alguien se enferma. Localizados en la periferia urbana, muchos de sus habitantes tienen que desplazarse para abastecerse o trabajar, si les es posible durante la cuarentena. En estos sectores de Pucallpa, las calles no están empistadas ni cuentan con sistema de desagüe o de recolección regular de desechos, y muchos ni siquiera tienen luz. Paradójicamente, los horarios reducidos en bancos, mercados, tiendas y bodegas durante las primeras semanas causaron largas colas bajo el intenso sol o por la noche (rompiendo el toque de queda) y la gente no siempre guardaba el metro de distancia recomendado. Los horarios se han ampliado recientemente y hay mayor control policial para evitar esos problemas, sin embargo hay todavía muchos que no respetan el distanciamiento y siguen congregandose en las calles cuando no hay vigilancia (Diario Ahora Ucayali, 2020a).

A pesar de esfuerzos para apuntalar el [End Page 206] sistema de salud regional (afiliación al Sistema Integral de Salud de forma virtual para personas antes no cubiertas, un hospital especializado para pacientes con Covid, coordinaciones para incrementar la capacidad de muestreo y envíos de algunos ventiladores mecánicos y materiales de bioseguridad, campañas de información al público incluso en lenguas indígenas), los servicios de salud en Ucayali están colapsados. El Hospital Regional de Pucallpa—que ha estado bajo la lupa por sospechas de corrupción—sigue en construcción y solo funciona parcialmente. Un excongresista de la república por Ucayali y el alcalde de Masisea (primer alcalde indígena del distrito) han sucumbido ante la Covid por falta de atención médica oportuna o de oxígeno y ha habido varios reportes de gente que ha fallecido en las puertas de los hospitales esperando ser admitidos; se sospecha que el número real de muertos es cinco a siete veces mayor (Hidalgo, 2020) y se sabe que el 20 por ciento de los contagiados son servidores de salud (DIRESA-Ucayali, 2020). Persisten problemas de coordinación institucional y siguen faltando equipos y protocolos médicos y de bioseguridad en hospitales y postas de salud, aumentando el riesgo de contagio para el personal de salud y el público (Alejos, 2020), a pesar de cambios de funcionarios de salud regional de alto nivel. Con afán de aliviar parcialmente la situación, un cargamento de medicinas e insumos médicos enviados por el Seguro Social de Salud (EsSalud) llegó recientemente a Pucallpa, se prometió habilitar 100 camas adicionales para pacientes Covid lo antes posible y el Vicariato Apostólico de Pucallpa está haciendo una colecta para comprar una planta de producción de oxígeno medicinal para apoyar a las personas necesitadas y de bajos recursos. Otros signos promisorios son el reciente anuncio de estrategias integrales para proteger a pueblos indígenas por parte de los gobiernos central y regional, ante la presión nacional e internacional (Decreto Legislativo 1489, 2020; Gobierno Regional de Ucayali [GOREU], 2020), el despertar de la ciudadanía para ofrecer ayuda ante la ineficiencia de las autoridades regionales (Brehaut, 2020) y el anuncio de que el gobierno central va a distribuir gratuitamente medicamentos para Covid-19.

Sin duda, el desempleo ha crecido y no se sabe cuántos negocios puedan sobrevivir la emergencia. Sin embargo, la gente que vive de sus actividades diarias como la albañilería, carpintería, motokares, ambulantes, transportistas, venta informal de comida preparada, o de artesanía entre las mujeres Shipibas, que es muy numerosa, es la que está siendo mayormente afectada (Anónimo, 2020). Muchos se encuentran sin ingresos y otros, obligados por la necesidad, salen en busca de alguna entrada, arriesgándose al contagio y a ser multados por desacatar las medidas de cuarentena; evidencia del riesgo es que 65 por ciento de los comerciantes del mercado minorista acaban de probar positivo al Covid-19 (Diario Ahora Ucayali, 2020b). En la calle se venden ahora mascarillas artesanales y guantes, algunos de dudosa calidad. El abasto de productos de primera necesidad se ha sostenido y no hay escasez, excepto bicarbonato, mascarillas, oxígeno y medicinas para aliviar síntomas de Covid-19, los cuales han incrementado en precio. Por ahora, un alivio para la gente es que los precios de [End Page 207] alimentos y otros productos básicos no han aumentado significativamente, incluso se ha visto que algunos sábados han rematado el pescado por el toque de queda dominical. A pesar de ello, al verse afectado su ingreso, los pobres compran cada vez menos y probablemente estén ajustando su dieta; su inquietud se torna en desesperación conforme se prolonga la cuarentena.

Hasta ahora, las restricciones de tránsito de gente de fuera, en especial de la ciudad, parecen ayudar a contener el riesgo de contagio en el campo. Sabemos de comunidades nativas y caseríos que han acordado prohibir la entrada de gente de la ciudad, incluso de familiares que pensaban regresar a sus comunidades por la situación en la ciudad, los cuales se han quedado varados fuera; hay preocupación también por la falta de protocolos adecuados para la entrada de brigadas de salud, de los que reparten víveres y quizá de los que entregarán los bonos. Los encuentros deportivos intercomunitarios, importantes para la vida social rural (Abizaid et al., 2018), y visitas entre comunidades o a la ciudad están seriamente limitados. Por otro lado, las medidas de distanciamiento social al interior de las comunidades no son uniformes. En algunas comunidades se han cancelado asambleas y faenas, pero en otras, la gente sigue reuniéndose normalmente sin mantener distancia mínima y se sigue practicando el deporte como si las medidas de restricción al acceso de afuera les diera una cierta sensación de protección; en general no se usan las mascarillas. Por ahora parecen estar mejor que en la ciudad, pero sin infraestructura ni el personal de salud adecuado para enfrentar al Covid, además del limitado acceso a agua potable, los efectos podrían ser catastróficos si la pandemia se expande por las comunidades como se empieza a ver en Loreto.

En términos de formas de subsistencia, la gente de la ribera parece estar un poco mejor posicionada por tener acceso a la pesca y la chacra de manera normal, y hasta donde pueden mandan algún pescado o plátano para ayudar a sus familiares en Pucallpa. Los que tienen sus bodegas siguen abasteciendo productos básicos como azúcar, aceite, sal, arroz, fideos, gasolina, etc. para vender así que tampoco faltan. Lo que está limitándose es el ingreso económico por la baja del poder adquisitivo en la ciudad, recortes al transporte fluvial (p. ej. de Nuevo Ahuaypa en el alto Ucayali solo salen dos botes con plátano dos veces por semana, siendo normal que viajen diario), reducciones estacionales normales en la producción (el plátano engorda más lentamente cuando no llueve) y porque no hubo mucho pescado durante la creciente (cf. Langill & Abizaid, 2020). Muchos de los que pensaban sembrar maíz y arroz en las restingas y barrizales que comienzan a aparecer en esta época que merma el río, están preocupados porque los habilitadores también están siendo golpeados y tienen poca plata para financiar la compra de semillas, insumos, o mano de obra. Los bonos anunciados podrían dar alguna liquidez a los productores, pero falta ver si llegan a tiempo para la campaña agrícola, lo cual contribuiría también a asegurar el abasto de alimentos en la ciudad. Las comunidades rurales seguirán pidiendo ayuda al gobierno, pero su capacidad para atender dichas demandas a largo plazo es incierta si se prolonga la crisis y se [End Page 208] sigue ajustando presupuestos; las Organizaciones No Gubernamentales (ONG), que a veces brindan apoyo a comunidades, parecen haber desaparecido. Sin embargo, un ex líder indígena de la selva hizo recientemente un llamado a la gente del campo a ampliar sus chacras y depender menos de programas de ayuda (Inoach, 2020). En este contexto, es posible que la gente recurra más a los recursos naturales (Pattanayak & Sills, 2001; Coomes et al., 2010) y a sistemas tradicionales de trabajo social (minga, mañaneo), solidaridad y de semillas (Chibnik & de Jong, 1989; Tournon, 2002; Coomes, 2010; Abizaid et al., 2018)—aunque éstos últimos pueden verse también afectados por las medidas de distanciamiento social. Considerando que la economía continuará deprimida por algún tiempo, cuando se relajen las medidas de cuarentena, podría darse un éxodo de personas con raíces rurales de vuelta a sus comunidades y caseríos mientras la economía urbana se reactiva; es de esperarse también que más pescadores y madereros salgan a incursionar fuertemente por el río y los montes lo cual puede aliviar a la economía, pero también aumentar el contagio y la depredación de los recursos (Berjón & Cadenas, 2020).

En este bosquejo de los efectos inmediatos de la Covid en Ucayali hemos documentado que las poblaciones social y económicamente vulnerables enfrentan un mayor riesgo de contagio, sufren más la precariedad del sistema de salud y han visto afectados sus medios de subsistencia. ¿Cómo evolucionará la pandemia y la crisis en el largo plazo? ¿Cuáles serán las implicaciones para la conservación, la pobreza y las poblaciones vulnerables, especialmente los pueblos indígenas? Estas y muchas otras preguntas seguirán pendientes. Sin embargo, nuestro ensayo, aunque preliminar y sin duda incompleto, nos permite hacer las siguientes observaciones generales en cuanto a la pobreza y formas de subsistencia en la Amazonía, a raíz de la Covid-19. Consideramos que se requiere: 1) entender mejor la pobreza tanto urbana como rural y sus particularidades regionales (p. ej. la pobreza indígena urbana), y atender sus causas de manera más directa para lo que se requieren mejores estadísticas; 2) reconocer la importancia de: la economía informal, de los recursos naturales, de instituciones tradicionales, redes de integración social y de las complejas relaciones entre el campo y la ciudad ante adversidades como la Covid-19; y finalmente 3) extender la disposición y accionar que el gobierno central ha demostrado frente al Covid-19 una vez que se supere la situación, no en términos de limitar libertades individuales o de recurrir a autoritarismo, sino de trabajar de manera coordinada, dirigida, buscando activamente salidas a entrampamientos burocráticos, atendiendo problemas prioritarios con flexibilidad, de manera oportuna y escuchando a la sociedad.

Christian Abizaid
University of Toronto
Luis Ángel Collado Panduro
Instituto Nacional de Innovación Agraria, Pucallpa, Perú
Sergio Gonzales Egusquiza
Investigador Independiente, Pucallpa, Perú

RECONOCIMIEN TOS

Agradecemos el apoyo del Social Sciences and Humanities Research Council of Canada-Insight Development Grant (430-2016-00974). Dedicamos este ensayo a la gente de Ucayali y en especial a nuestro amigo y maestro pescador y cazador, Don David Ochavano Amasifuen del caserío Éxito, quien falleció recientemente con síntomas de COVID-19, sin haber sido sometido a prueba.

referencias

Abizaid, C., Coomes, O. T., Takasaki, Y., & Arroyo-Mora, J. P. (2018). Rural social networks along Amazonian rivers: seeds, labor and soccer among rural communities on the Napo River, Peru. The Geographical Review, 108(1), 92-119.
Alejos, H. (2020, 10 de abril). Ucayali: centros de salud y personal médico denuncian abandono de Diresa. Caretas. https://caretas.pe/nacional/ucayali-centros-de-salud-y-personalmedico-denuncian-abandono-de-diresa/
Anónimo. (2020, 14 de abril). Población indígena de Ucayali sufren impacto económico de la pandemia. Servindi. Comunicación Intercultural para un Mundo más Humano y Diverso. https://www.servindi.org/actualidad-noticias/13/04/2020/comunidades-indigenas-deucayali-sufren-el-impacto-economico-del
Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana [AIDESEP]. (2020, 20 de abril). Denuncia al Estado del Perú ante el Sistema Internacional de Protección de los Derechos Humanos. http://www.aidesep.org.pe/index.php/noticias/pueblos-indigenasamazonicos-denuncian-al-estado-frente-la-onu
Berjón, M., & Cadenas, M. A. (2020, 20 de abril). Desconfinamiento, pueblos indígenas y COVID-19. La Candela del Ojo. https://lacandeladelojo.blogspot.com/2020/04/desconfinamiento-pueblos-indigenas-y.html
Brehaut, I. (2020, 18 de mayo). Héroes y Villanos. El contraste entre la indolencia y el liderazgo. Servindi. Comunicación Intercultural para un Mundo más Humano y Diverso. https://www.servindi.org/actualidad-opinion/18/05/2020/heroes-y-villanos
Call, C. T. (2020, 26 de abril). As coronavirus hits Latin America, expect serious and enduring effects. The Brookings Institution. https://www.brookings.edu/blog/order-fromchaos/2020/03/26/as-coronavirus-hits-latin-america-expect-serious-and-enduringeffects/
Castilhos W., & Portillo, Z. (2020, 7 de abril). Coronavirus en pueblos indígenas: catástrofe que debe prevenirse. Servindi. Comunicación Intercultural para un Mundo más Humano y Diverso. https://www.servindi.org/actualidad-informe-especial/07/04/2020/coronavirus-en-pueblos-indigenas-catastrofe-que-debe
Charette, M., Berrang-Ford, L., Llanos-Cuentas, E. A., Cárcamo, C., & Kulkarni, M. (2017). What caused the 2012 dengue outbreak in Pucallpa, Peru? A socio-ecological autopsy. Social Science & Medicine, 174, 122-132.
Chibnik, M., & de Jong, W. (1989). Agricultural labor organization in ribereño communities of the Peruvian Amazon. Ethnology, 28, 75–95.
Collyns, D. (2020, 7 de mayo). 'We are living in a catastrophe': Peru's jungle capital choking for breath as Covid-19 hits. The Guardian. https://www.theguardian.com/global-development/2020/may/07/peru-jungle-iquitos-coronavirus-covid-19?CMP=Share_iOSApp_Other
Coomes, O. T. (2010). Of stakes, stems, and cuttings: The importance of local seed systems in traditional Amazonian societies. Professional Geographer, 62(3), 323–334.
Coomes, O. T., Takasaki, Y., Abizaid, C., & Barham, B. (2010). Floodplain fisheries as natural insurance for the rural poor in tropical forest environments: evidence from Amazonia. Fisheries Management and Ecology, 17(6), 513-521.
Coomes, O. T., Takasaki, Y., Abizaid, C., & Arroyo-Mora, J. P. (2016). Environmental and market determinants of economic orientation among rain forest communities: evidence from a large-scale survey in western Amazonia. Ecological Economics,129, 260–71.
Cultural Survival. (2020, 15 de abril). Indigenous communities in the amazon fight double battle with Covid, extractive industry. Cultural Survival News. https://www.culturalsurvival.org/news/indigenous-communities-amazon-fight-battle-two-frontscovid-extractive-industry
Decreto Legislativo que establece acciones para la protección de los pueblos indígenas u originarios en el marco de la emergencia sanitaria declarada por el COVID-19, Decreto Legistalivo 1489. (2020). https://busquedas.elperuano.pe/normaslegales/decretolegislativo-que-establece-acciones-para-la-proteccio-decreto-legislativo-n-1489-1866212-1/
Decreto Supremo que declara Estado de Emergencia Nacional por las graves circunstancias que afectan la vida de la Nación a consecuencia del brote del COVID-19. Decreto Supremo 044-2020-PCM. (2020). https://busquedas.elperuano.pe/normaslegales/decreto-supremo-que-declara-estado-de-emergencia-nacional-po-decreto-supremo-n-044-2020-pcm-1864948-2/
Diario Ahora Ucayali. (2020a, 23 de abril). Vecinos impiden ingreso a Policía y Serenazgo. Diario Ahora Ucayali. https://diarioahora.pe/ucayali/vecinos-impiden-ingreso-depolicia-y-serenazgo/
Diario Ahora Ucayali. (2020b, 21 de mayo). En el mercado Minorista, durante campaña de descarte: 115 comerciantes dan positivo al Coronavirus. Diario Ahora Ucayali. https://diarioahora.pe/ucayali/en-el-mercado-minorista-durante-campana-de-descarte-115-comerciantes-dan-positivo-al-coronavirus/
Dirección Regional de Salud Ucayali [DIRESA-Ucayali]. (2020, 19 de mayo). Reporte COVID-19, Ucayali. (Actualizado al 19/05/2020, 23:59 horas). https://www.facebook.com/DiresaUcayali2020
El Peruano. (2020, 23 de abril). Gobierno establece Bono Familiar Universal de 760 soles para 6.8 millones de hogares. El Peruano. http://www.elperuano.pe/noticia-gobiernoestablece-bono-familiar-universal-760-soles-para-casi-7-millones-hogares-94846.aspx
Fraser, B. (2020, 27 de abril). Update: Bishops in Amazon urge Peru to guard indigenous needs during pandemic. Catholic News Service. https://www.catholicnews.com/services/englishnews/2020/bishops-in-amazon-urge-peru-to-guard-indigenous-needs-duringpandemic.cfm
Gianella, C., Ugarte-Gil, C., Caro G., Aylas, R., Castro, C., & Lema, C. (2016). TB in vulnerable populations: The case of an indigenous community in the Peruvian Amazon. Health and Human Rights Journal, 18(1), 55-67.
Gobierno Regional de Ucayali [GOREU]. (2020). Plan de abordaje a la pandemia del covid-19 en pueblos indígenas. Comité de Gestión Técnico Intercultural, Gerencia General Regional. Pucallpa, Ucayali.
Gregory, G., & Coomes, O. T. (2019). Protected areas fund rural household dispersal to urban areas in riverine Amazonia. Human Ecology, 47(2), 291-301.
Instituto de Estadística e Informática [INEI]. (2019). Evolución de la pobreza monetaria 2007-2018. https://www.inei.gob.pe/media/MenuRecursivo/publicaciones_digitales/Est/Lib1646/libro.pdf
Inoach, G. (2020, 12 de abril). Un mensaje a las comunidades. Servindi. Comunicación Intercultural para un Mundo más Humano y Diverso. https://www.servindi.org/actualidad-opinion/12/04/2020/gil-inoach-un-mensaje-las-comunidades
Johns Hopkins University [JHU]. (2020, 10 de mayo). Coronavirus Resource Center. (Actualizado al 10/05/2020, 07:32:35 horas). https://coronavirus.jhu.edu/map.html
Langill, J., & Abizaid, C. (2020). What is a bad flood? Local perspectives of extreme floods in the Peruvian Amazon. Ambio, 49:1423-1436.
Ministerio de Salud del Perú [MINSA]. (2020, 21 de mayo). Sala Situacional del COVID-19 Perú. (Actualizado al 21/05/2020, 00:00:00 horas). https://covid19.minsa.gob.pe/sala_situacional.asp
Organización Regional de los Pueblos Indígenas del Oriente [ORPIO]. (2020, 9 de abril). Empresas petroleras y de tala siguen funcionando y ponen en riesgo la vida de pueblos indígenas ante el COVID-19. http://www.orpio.org.pe/?p=1491
Padoch, C., Brondizio, E., Costa, S., Pinedo-Vasquez, M., Sears, R. R., & Siqueira, A. (2008). Urban forest and rural cities: multi-sited households, consumption patterns, and forest resources in Amazonia. Ecology and Society, 13(2), 2.
Pattanayak, S. K., & Sills, E. O. (2001). Do tropical forests provide natural insurance? The microeconomics of non-timber forest product collection in the Brazilian Amazon. Land Economics, 7(4), 595-612.
Qali Warma [Programa de Alimentación Escolar]. (2020, 19 de abril). A partir de mañana lunes 20 se inicia distribución de productos que forman parte del servicio alimentario. https://www.qaliwarma.gob.pe/noticias/desde-manana-lunes-20-se-inicia-distribucionproductos-forman-parte-del-servicio-alimentario/
Saffón, S. (2020, 21 de abril). Ucayali, Peru's drug trafficking gateway to Bolivia and Brazil. InsightCrime. https://www.insightcrime.org/news/analysis/ucayali-peru-drugtrafficking-gateway-bolivia-brazil/
Servindi. (2020, 8 de mayo). Ronda informativa indígena al 8 de mayo de 2020. Servindi. Comunicación Intercultural para un Mundo más Humano y Diverso. https://www.servindi.org/actualidad-noticias-producciones-audios-ronda-informativa-indigenaradioteca-audios/08/05/2020/falta
Sumner, A., Hoy, C., & Ortiz-Juarez, E. (2020). Estimates of the impact of COVID-19 on global poverty. WIDER Working Paper 2020/43. UNU-WIDER.
Tournon, J. (2002). La merma mágica. Vida e historia de los Shipibo-Conibo del Ucayali. CAAAP.

Additional Information

ISSN
1548-5811
Print ISSN
1545-2476
Pages
202-214
Launched on MUSE
2020-07-25
Open Access
No
Back To Top

This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website. Without cookies your experience may not be seamless.