In lieu of an abstract, here is a brief excerpt of the content:

  • Prácticas trans y herencia revolucionaria en el teatro Rogelio Orizondo
  • Mariel Martínez Alvarez

Y ahora que llega el momento de la verdad de hacer no una obra sino la obra cómo asumir este legado sombra

Ayer dejé de matarme gracias a ti, Heiner Müller

—Rogelio Orizondo

Destruir, atacar, romper, violentar, mostrar horror: estas son algunas palabras que se repiten en las reseñas de las obras de Rogelio Orizondo (n. 1983), un dramaturgo que ha marcado la escena teatral cubana de los últimos años. Entre sus obras más destacadas se encuentra Ayer dejé de matarme gracias a ti Heiner Müller (2011) que le hizo merecedor del premio Virgilio Piñera y le dio visibilidad a su carrera teatral. La protagonista es Braz, una mujer transexual que vive en Alemania y que regresa a Cuba para asistir a la graduación de Amlet, un estudiante de dramaturgia en el ISA.1 Junto con Ofelia y Laertes, comen helados, se arrojan a una piscina, hablan sobre sus aspiraciones artísticas, se filman contando historias, etcétera. Sus comportamientos oscilan entre lo absurdo y no normativo, promoviendo en los espectadores impresiones de confrontación, violencia e incomprensión. Este artículo se centra en el performance de Braz y las prácticas trans que visibiliza. Mi propuesta es que el personaje trans de esta obra es una intervención en los discursos institucionales que surgieron en torno a la transexualidad cuando el CENESEX2 lanza la “estrategia de atención integral a personas transexuales” en el 2005, la cual retomó los esfuerzos iniciales de la Comisión Nacional de Atención a Transexuales creada desde 1979.3 En general, durante los primeros años del siglo XXI, el debate sobre la transexualidad ocupó un lugar central en la agenda nacional, lo que se manifestó en reformas estructurales, eventos públicos, incremento de las publicaciones respecto al tema, etc.4 Sin embargo, en muchas ocasiones el discurso institucional sobre la transexualidad está orientado hacia el objetivo de una “integración social” lo cual invisibiliza a la transexualidad como una serie [End Page 109] de prácticas sociales no convencionales que muchas veces representan un quiebre en las lógicas heteronormativas de la sociedad cubana. En ese sentido, propongo que la obra de Orizondo visibiliza la transexualidad como una serie de prácticas corporales y sociales que resignifican la distribución convencional del orden social. En última instancia, la obra es una intervención en el legado revolucionario fundado en lógicas de reproducción, trabajo físico, sacrificio, y en general narrativas del progreso y del desarrollo que operan en la sociedad cubana, aún después de la caída del muro de Berlín y de la entrada en el llamado el Periodo Especial en Tiempos de Paz.5 De esta manera, la Ayer dejé de matarme interviene en la esfera pública para reflexionar sobre los límites de la retórica institucional y la violencia inherente en la normalización que promueven.

Ayer dejé de matarme es una reescritura Hamletmachine del dramaturgo alemán Heiner Müller que, a su vez, es una reescritura de Hamlet de William Shakespeare. Tanto Orizondo como Müller utilizan el texto de Shakespeare para reflexionar sobre la distribución de lo social bajo las directrices del comunismo, en la Cuba post-soviética y en la República Democrática Alemana, respectivamente. El diálogo que establecen las dos obras facilitó su circulación transnacional, puesto que el texto de Orizondo se ha llevado a escena por el colectivo Teatro Konstaz con sede en Constanza, Alemania, bajo la dirección de Andreas Bauner en octubre de 2014.6 Otra puesta en escena muy documentada7 fue bajo la dirección de Mario Guerra representada en la Sala Bertolt Brecht, en la Habana, Cuba, durante Julio del 20108. Ambas puestas en escena informan mi análisis que está basado principalmente en el libro Ayer dejé de matarme gracias a ti, Heiner Müller, publicado por Ediciones Alarcos ediciones en 2001. El volumen Ayer dejé de matarme…incluye el guion de la obra y tres secciones más. La...

pdf

Share