publisher colophon
Reviewed by:
  • Todos los mundos posibles: una geografía de Daniel Guebel ed. by Brigitte Adriaensen, Gonzalo Maier
Adriaensen, Brigitte y Gonzalo Maier (eds.). Todos los mundos posibles: una geografía de Daniel Guebel. Rosario, Argentina: Beatriz Viterbo Editora, 2015. 328 pp. ISBN: 978-95-0845-334-0.

Este volumen de ensayos críticos es el primero en celebrar y reflexionar sobre la obra del escritor argentino Daniel Guebel (1956). Los editores Brigitte Adriaensen y Gonzalo Maier se embarcan en un arduo desafío porque, como escriben en su introducción, la diversa producción literaria de Guebel se resiste a ser delimitada o encasillada en un registro genérico particular (11). Reuniendo valiosas contribuciones de críticos e intelectuales de peso, sin embargo, este completo y bien organizado libro logra cartografiar la obra narrativa de Guebel, auscultando sus tensiones internas y encontrando su lugar dentro del canon argentino.

Adriaensen y Maier logran condensar las múltiples obsesiones literarias de Guebel en tan solo tres apartados. Los seis ensayos de la primera parte, "El país de los libros," discurren sobre la compleja relación de Guebel con la literatura. En "El dios del relato," Alan Pauls traza una distinción entre los escritores de oficio y aquellos para los que narrar constituye una exigencia. La exigencia de narrar, ostensible en Mis escritores muertos (2009), es para Pauls "esa voluntad de seguir durando, terca, caprichosa, soberana hasta la provocación, que Guebel aprendió de Sterne y trasladó a la experiencia contemporánea" (32-33). La crítica María Paz Oliver, por su parte, explora el uso de la digresión en la misma novela, notando que en vez de postergar el avance progresivo de la historia, esta estrategia narrativa tan frecuente en Guebel "destruye la noción misma de fin […] hasta constituir una trama con múltiples centros" (45-46). Siguen a estos ensayos los de Alberto Giordano y Luis Chitarroni. Giordano propone que la novela Derrumbe (2007) es una "autoficción" que rompe con los moldes de "las novelas del yo," puesto que en ella Guebel hace "saltar por los aires las vallas de la verosimilitud realista" (57) que caracteriza a la mayoría de las ficciones autobiográficas. En un segundo movimiento, Giordano se enfoca en la aparición del mito del verdadero artista en Mis escritores …, donde Jorge Di Paola y Héctor Libertella aparecen como modelos literarios con los que Guebel se identifica. Chitarroni, en cambio, emula los procedimientos narrativos de Guebel en un ensayo un tanto fragmentario en el que se acerca al sentido último de El caso Voynich (2009) valiéndose de lúcidas alusiones intertextuales. Cierran este primer apartado Martín Kohan y Héctor Libertella, en sendos artículos que reflexionan [End Page 191] sobre lo literario y su relación con el mercado. Kohan analiza El caso Voynich, proponiendo que esta novela – sobre un enigmático manuscrito del siglo XVI – activa "el universo entero de la literatura y sus cuestiones" (99), al indagar tanto sobre la posible significación del texto como sobre su valor económico. En un ensayo publicado originalmente en 2003, Libertella se acerca a los cuentos de El ser querido (1992), comprobando que la despreocupada literatura de Guebel se muestra siempre "indiferente a una ley de compraventa que inevitablemente genera mutuas deudas y chantajes en el seno del mercado" (106).

Los cinco ensayos que conforman la segunda parte se enfocan en la relación entre literatura y política en la obra de Guebel. Primero, en un valiente y bien documentado estudio, Fernando Reati considera que La vida por Perón (2004) ocupa un lugar destacado en una serie de textos de ficción recientes que tratan sobre el poder de la retórica en la década del setenta en Argentina. Subrayando los recursos paródicos y satíricos que pone en juego la novela de Guebel, Reati entiende que esta intenta advertir sobre los peligros de una retórica Montonera, "que para algunos terminó sustituyendo la realidad" (136). En el segundo ensayo de este apartado, Juan José Becerra hace una lectura retroactiva de Los elementales (1992). Según Becerra, el cuerpo misterioso, ambiguo y venerado del protagonista Bernetti sería una temprana representación en clave de Perón, figura que Guebel abordaría de manera explícita más tarde, con la publicación de La vida por Perón y La carne de Evita (2012). En el tercer ensayo, Susana Rosano se enfoca precisamente en este último texto, explorando la manera en que los cuatro relatos que lo componen desmitifican la figura de Eva Perón, socavándola a través de la burla, la ironía y la parodia. En el penúltimo artículo de esta sección, Silvana Mandolessi y José Di Marco analizan El terrorista (1998), texto a veces desconcertante que para los autores parece burlarse de las utopías setentistas por describir la vida de "un terrorista sin violencia, un revolucionario sin proyecto" (189). Paola Ehrmantraut, por último, inscribe dos cuentos de El ser querido en una genealogía de textos ficcionales sobre Malvinas que en conjunto tienden a cuestionar el desbordado patriotismo que llevó a la trágica guerra en 1982.

La tercera parte del libro, "El país de los otros," agrupa tres ensayos que versan sobre la vocación por el exotismo y la otredad en Guebel. José Amícola examina, primero, la intrincada estructura de la novela La perla del emperador (1990), construida sobre cuatro niveles narrativos. Luego, emparenta esta novela con Las mil y una noches, pero esto no le impide hacer hincapié en la "obnubilación genérica" (221) de uno de los personajes, incapaz de trascender la heteronormatividad compulsiva en un momento clave de la novela. David Conte, por su parte, se acerca a la novela El perseguido (2001), en la que la otredad emerge a través de la clonación y otros procedimientos propios de la ciencia ficción. Según Conte, las innumerables metamorfosis identitarias y de género del protagonista Ferretti terminan en la nada, devolviéndolo a sí mismo. En el tercer artículo, por último, Nancy Fernández percibe atisbos del exotismo de Borges y Aira cuando analiza los relatos orientales que conforman Los padres de Sherezade (2008).

El libro cierra con una extensa entrevista a Guebel hecha por el recientemente fallecido Michel Lafon, e incluye un breve informe de lectura que César Aira escribiera [End Page 192] sobre Nina (2000), hace ya algunos años. Indudablemente, esta es la mejor manera de cerrar una colección crítica imprescindible para todos aquellos interesados en la vasta obra narrativa de Daniel Guebel.

Francisco Brignole
University of North Carolina Wilmington

Additional Information

ISSN
2165-6185
Print ISSN
0018-2206
Pages
191-193
Launched on MUSE
2018-05-11
Open Access
No
Back To Top

This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website. Without cookies your experience may not be seamless.