In lieu of an abstract, here is a brief excerpt of the content:

Pantaleón de Ribera, Anastasio. Obra selecta. Ed. Jesús Ponce Cárdenas. Universidad de Málaga: Colección de Autores Recuperados, 2003. 304 pp. La segunda promoción gongorina que estudiara Jesús Ponce en Arcadia de las Letras se justifica con un furtivo ingenio: Anastasio Pantaleón de Ribera (Góngora y la poesía culta del siglo XVII. Madrid: El Laberinto, Colección Arcadia de las Letras, 2001). El madrileño sólo había merecido la vigilancia de Rafael Balbín (Anastasio Pantaleón de Ribera, Obras. Madrid, CSIC, 1944) y un ensayo firmado por Kenneth Brown (Anastasio Pantaleón de Ribera (1600-1629). Ingenioso miembro de la República Literaria Española. Madrid: Porrúa Turanzas, 1980), ambos con errores y sin nota alguna. El tiempo y la miseria duplicaron elogios: Ponce inaugura su pulcro rescate, nivel intermedio para la futura edición crítica. Vinculado a Pellicer, fue éste quien se ocupó de reunir las composiciones del malogrado amigo y enviarlas —no no con fidelidad excesiva— a la imprenta. Modelo bifronte de escritura culta y burlona, la primera noticia nos condujo a la adolescencia y sus lazos con el Colegio Imperial. En la lista de Congregantes de la Anunciata (1 de marzo de 1614) se afirma que el joven poeta pertenecía a dicha comunidad, en calidad de orador, desde el 1 de noviembre de 1613. Tuvo como compañero a Pedro Calderón de la Barca, ilustrándose con el padre Juan Luis de la Cerda, quien se ocuparía de guiarlo por las obras de Virgilio. También Pellicer daba reseña de los estudios en las Universidades de Salamanca y Alcalá, donde se matriculó como canonista en octubre de 1615. Allí toma contacto con el doctor Torres Rámila, célebre latinista, y el doctor Pichardo Vinuesa, catedrático de Prima de Leyes de Salamanca. Ingresa en el mundillo literario durante las Justas con motivo de la beatificación de San Isidro (1620). Sus composiciones serían juzgadas por los antiguos mentores y uno de los maestros del nuevo estilo: fray Hortensio Félix Paravicino. Entre 1617 y 1622 frecuentó la Academia de Sebastián Francisco de Medrano, donde se concitan tres generaciones de autores: 1) los maestros nacidos en torno a 1560 (Góngora, Lope); 2) la promoción lírica de 1580 (Quevedo, Castillo Solórzano, Gabriel del Corral); 3) finalmente, los que apenas rondaban los veinte años (Calderón, Bocángel, Pellicer). Debido a su carrera universitaria en Salamanca, sólo pudo acudir de manera esporádica. BOOK REVIEWS CALÍOPE Vol. 11, Number 1 (2005): pages 105-122 106 Reviews D D D D D El cenáculo más ligado al malogrado escritor no fue otro que la Academia de Francisco de Mendoza, secretario del conde de Monterrey, en la primavera de 1623. Su contribución toma cuerpo en los vejámenes. El mes de abril de 1625 redactaba el Vejamen de Sirene —intercambio epistolar entre la cortesana Sirene, “ninfa del Manzanares”, y el propio Pantaleón—, las normas de cinco lides para una justa y un romance satírico. El Vejamen de la Luna, considerado, tanto por la crítica actual como por los coetáneos, paradigma de este género risueño, posee notable influjo del Icaromenipo. Sin embargo, considero que la reciente publicación del Vejamen delineado en la fantasía de don Miguel Martel, a cargo de José Ignacio Díez, cuestiona la supremacía de esta pieza (Viendo yo esta desorden del mundo: textos literarios españoles de los Siglos de Oro en la Colección Fernán Núñez”. Patronato de la Fundación “Instituto Castellano y Leonés de la Lengua”, 2003). Uno de los ciclos poéticos más personales fue aquella sección de sus romances que Ponce cataloga como “peculiarísimo cancionerillo de la sífilis” (1627-1628). El morbo gallico se había convertido desde finales del XV, “por predios italianos”, en argumento de tratados médicos (como el De contagione e contagiosis morbis de Girolamo Frascatoro), materia de gemebundas confesiones (el capítulo In lode del legno santo o los dolientes endecasílabos...

pdf

Additional Information

ISSN
2377-9551
Print ISSN
1084-1490
Pages
pp. 105-122
Launched on MUSE
2017-11-06
Open Access
No
Back To Top

This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website. Without cookies your experience may not be seamless.