In lieu of an abstract, here is a brief excerpt of the content:

UN NUEVO ENCUADRE DE LAS SOLEDADES. ESBOZO DE RELECTURA DESDE LA ECONOMICA RENACENTISTA José Lara Garrido Universidad de Málaga A firmaba D. Alonso, desde su acreditación de Góngora como un artista anhelante de “superar perfecciones”, que el poeta cordobés “es el último término de una poética: resume y acaba, no principia” (298-99). Transcurridas varias décadas de laboreo intenso sobre su poema mayor, A. Carreira ha podido sintetizar el horizonte actual acerca de la “novedad de las Soledades” con una sintomática vuelta del revés de las inferencias damasianas: “Cuando se comparan las Soledades con la poesía española anterior, las innovaciones resaltan de tal manera que, de no ser en la obra del mismo poeta, casi no se ven los precedentes. Sin embargo, podría decirse de Góngora, como se ha dicho de Mahler, que con medios del pasado anticipa el porvenir” (“La novedad” 79). Como brillante paradoja que es, esta fórmula resiste mal una explanación.Así ocurre cuando el mismo gongorista intenta aquilatar desde una divisoria histórica el cambio de programas exegéticos sobre las Soledades: “Los comentaristas antiguos exploraron lo correspondiente al pasado: la herencia cultural del humanismo convertida ya en bien mostrenco. Hoy nos interesa ante todo el otro aspecto: las ataduras de que el poeta necesitó librarse y las novedades que hubo de instaurar como norma de su obra” (79). Da la impresión de que, fuera del discutible aserto de que a la altura de 1620 el humanismo podía ser ya “bien mostrenco” (el intenso compromiso intelectual de un Pedro de Valencia con cuestiones candentes de ese momento bastaría como contraargumento), la distinción aspectual entre indagar en la cultura humanística del poeta y establecer el perfil de su revolucionaria normatividad creadora no parece un proceder aconsejable para la exégesis del poema. Una y otra son facetas indisociables en cualquier hermenéutica histórica, y con más razón lo han de seguir siendo para toda operación interpretativa que tenga por objetivo un prodigio artístico que, como las Soledades, constituye al unísono, por su condición de inmenso enigma trunco, la quintaesencia de la dificultad. Por eso, cuando el mismo Carreira, al establecer con indiscutible autoridad y general acierto las “tareas pendientes” del gongorismo respecto a las Soledades, recuerda que “la actividad filológica es un diálogo constante con los textos que requiere, por un lado, tenerlos delante en forma fiable, y por otro, disponer de cuanto puedan haber visto en ellos sus verdaderos destinatarios, es decir sus CALÍOPE Vol. 9, No. 2 (2003): pages 5-34 6 José Lara Garrido D D D D D contemporáneos” (Gongoremas 283-84), surge el derecho a preguntarnos si ese programa mínimo no resultará, finalmente, un programa insuficiente1 . Insuficiente, sobre todo, porque resulta imprescindible ver las Soledades con supuestos y perspectivas que de cuando en cuando no transiten por las estrechas sendas trazadas por sus destinatarios inmediatos. Pese a su común contemporaneidad con Góngora, difícilmente cabe conceder categoría gnoseológica determinante a las explicaciones de los comentaristas, con un enteco cortejo de auténticas exploraciones en la “herencia cultural del humanismo”. Una especie de barrera infranqueable parece oponerse siempre entre ellos y aquella extrañísima maravilla cuya entidad estética no acertaron a acotar ni definir con claridad2 . Y es que, como se ha reiterado oportunamente, su trabajo se reduce a “un comentario analítico del estilo, ya que en el estilo radicaba la principal novedad de Góngora, que procede por unidades breves: aclaración de tal imagen o concepto, desciframiento de tal alusión mitológica, señalamiento de tal imitación de poetas antiguos” (Lida 249)3 . ¿Y la arquitectura argumental del poema y los propósitos y alcance de su ideación misma? Según se ha dicho también, “los comentaristas . . . soslayan sistemáticamente este aspecto fundamental para la comprensión de las Soledades” (Vilanova 416). A cambio, casi como oficiantes de una religión mistérica, parecen querer revelarnos un plan compositivo entrevisto y medio adivinado del poema. Nunca fueron suficientemente expl...

pdf

Additional Information

ISSN
2377-9551
Print ISSN
1084-1490
Pages
pp. 5-34
Launched on MUSE
2017-11-06
Open Access
No
Back To Top

This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website. Without cookies your experience may not be seamless.