In lieu of an abstract, here is a brief excerpt of the content:

  • Las "fábulas irónicas" de Juan Eduardo Zúñigaun libro por entregas
  • Luis Beltrán Almería

Hablar de un libro inédito tiene sus inconvenientes. Juan Eduardo Zúñiga es un escritor paciente y dubitativo. Voy a contar la prehistoria de un libro que se remonta, al menos, a dos décadas más atrás y, quizá, me quede muy corto. "Doce fábulas irónicas" es el título previsto para la publicación de este libro que ha ido apareciendo por entregas interrumpidas. Esas entregas no han cubierto a día de hoy la totalidad del libro. Ocho de esas fábulas han sido publicadas en Babelia, suplemento literario de El País, entre abril de 2002 y agosto de 2004. Otras cuatro permanecen inéditas e, incluso, puede que el autor añada una decimotercera que trata del aprendizaje de la lengua inglesa. El autor me dio a leer un manuscrito que incluía las doce fábulas, en 1998. Años más tarde emprendió la publicación incompleta mencionada. Las otras tres – o tal vez cuatro – que permanecen inéditas no las considera concluidas y, a día de hoy, mantiene serios reparos para publicarlas.1

Se trata de una obra en la que el humor tiene un papel esencial y opera en dos direcciones: la crítica de la seriedad y la crítica de la crueldad. Esta obra inconclusa tiene un referente: Momentos estelares de la humanidad: doce miniaturas históricas de Stefan Zweig. Sin embargo, no se trata ni de una imitación ni de una parodia. La obra de Zúñiga ha tomado de la de Zweig su hilo central: doce anécdotas históricas.2 Pero ahí terminan las coincidencias. No interesa a Zúñiga la dimensión dramática – épico-lírica – de Zweig, ni siquiera el toque de azar que impone un punto de misterio a esos momentos. Zúñiga ha buscado en estas fábulas su esencia estética y la ha buscado en una dimensión distinta: popular, humorística, rebelde. A esa dimensión alude la palabra irónicas del título. Puede decirse que constituyen una variación del proyecto de Zweig. Pero, en realidad, solo una de las fábulas podría ser una auténtica variación. La titulada "El sitio de Constantinopla" parece emparentada con la miniatura histórica "La conquista de Bizancio" si no fuera porque el [End Page 33] núcleo argumental de la fábula de Zúñiga es el entretenimiento de los bizantinos mientras se estrecha su sitio, elemento que no aparece en la obra de Zweig. El resto de las fábulas tienen motivos y escenarios muy distintos de los de Zweig.

Un momento de conexión entre las miniaturas de Zweig y las anécdotas de Zúñiga es la falacia del número doce. Digo falacia porque las miniaturas de Zweig han resultado ser catorce, pues la primera edición inglesa añadió dos ("Cicero" y "Wilson versagt") a las doce de la edición alemana. En la obra de Zúñiga es posible que las doce fábulas sean trece, pues viene considerando, como he apuntado, la idea de añadir una última sobre el aprendizaje de la lengua inglesa. Pero también podría ocurrir que fueran menos, pues se resiste a aprobar para la publicación las tres que permanecen inéditas.

Las fábulas de Zúñiga no responden a momentos estelares de la Humanidad. Son momentos ejemplares tomados de los escenarios predilectos de Zúñiga: la historia rusa y eslava, la historia de la Antigüedad o la de Portugal, vistas desde una perspectiva grotesca. Solo la mencionada "El sitio de Constantinopla" recuerda el interés de Zweig por Bizancio, aunque nada tenga que ver con el relato del escritor austriaco. El interés de Zúñiga por el mundo eslavo queda patente en su ciclo eslavo compuesto por las obras recogidas en Desde los bosques nevados y su historia cultural búlgara, Sofía. El coral y las aguas muestra su interés por la Antigüedad. Y, como es sabido, Zúñiga...

pdf

Additional Information

ISSN
2165-6185
Print ISSN
0018-2206
Pages
pp. 33-40
Launched on MUSE
2017-07-19
Open Access
No
Back To Top

This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website. Without cookies your experience may not be seamless.