In lieu of an abstract, here is a brief excerpt of the content:

  • Lab-Lit:Ciencia y tecnologÍa feminista-humanistas en la novela española actual
  • Ellen Mayock

… ¿A qué te referías con la terminal? ¿Al libre albedrío? ¿Al factor humano? ¿Y si no existen? ¿Y si nunca pudimos haber hecho una cosa distinta de la que hicimos?

(Gopegui, Acceso no autorizado 236)

En este momento en que Steve Jobs ha llegado a ser una deidad de la tecnología, la innovación y los negocios y en que su muerte le convierte en mártir de los inventores, repican ecos de la cultura de finales del siglo xix. En aquel momento el naturalismo había llegado a representar un tipo de choque-fusión entre literatura y ciencias, una manera de que los literatos pretendían aplicar métodos científicos a su composición e incorporar temas médico-científicos en su obra. Este enfrentamiento y/o colaboración entre ciencias y literatura también representa, en una palabra, angustia – una angustia ante la incertidumbre del papel de la religión en un mundo que parecía ser cada vez más objetivo, ante la percibida pérdida del poder del ser humano a su medio ambiente y a su destino genético y ante un mundo cada vez más conectado con seres humanos que a veces se sentían anónimos y aislados. Estos conceptos se manifestaron en la filosofía de Miguel de Unamuno, con sus divisiones entre corazón, cabeza y estómago, y en la retórica circundante a la llamada Generación del 98, agudizándose después con el vertiginoso ritmo de cambio a finales del siglo xx y comienzos del siglo xxi (e.g. ordenadores, tecnología celular, genética, partícula de Higgs). En aquellos años 1880, además, algunos presagiaron la muerte del libro “a manos del periódico” (Adolfo Llanos, cit. en Paolini 33), una preocupación reiterada hoy en día con respecto a las dudas ante la futura supervivencia de los libros en papel.

Esta angustia incrustada en la literatura de tinte naturalista del siglo pasado y del presente, combinada con el concepto del “ciborg” de Donna Haraway, permite un [End Page 187] análisis de la construcción de una conciencia científico-cibernética en la novelística contemporánea. Quisiera evaluar los ejes potencialmente feministas de los retratos de la biología/ecología y de la informática/tecnología de tres novelas del siglo xxi para pensar más profundamente en lo que plantea la vicepresidenta en la novela de Belén Gopegui, Acceso no autorizado: “Dicen que los cambios tecnológicos, la red, contribuyen a que desaparezca la intimidad, pero más bien parece que es lo íntimo lo que gana terreno y es lo público lo que empieza a desaparecer. […] No entiendo por público el espacio de los focos y la cinta de inaugurar, sino aquel donde el respeto tiene su origen” (312). En esta afirmación de la actual falta de fronteras entre lo íntimo y lo público se escucha el lema popular y duradero de las y los feministas estadounidenses “Second Wave” de que “lo personal es político,” y viceversa.

En 1987 Bruno Latour populariza el término “tecnociencia” para captar la idea de la ciencia hecha en el laboratorio (“adentro”) y emitida al mundo (“afuera”) a través de la movilización de una gran variedad de recursos, incluyendo en gran parte la tecnología y las crecientes redes de comunicación (Haraway, “Mice” 240). Latour emplea una retórica bélica al hablar de “los ejércitos de personas que hacen ciencia” (240). La doctora Jennifer Rohn en 2001 genera el neologismo “lab lit”, que se refiere a “la literatura relacionada con los científicos”. Su sitio web-blog, LabLit.com, “se dedica a la auténtica cultura de laboratorios y al retrato y las percepciones de esa cultura – ciencia, científicos y laboratorios – en la ficción, los medios comunicativos y la cultura popular en general” (mi traducción). Estos dos términos, “tecnociencia”, de los años 80, y “lab-lit”, de principios del nuevo...

pdf

Additional Information

ISSN
2165-6185
Print ISSN
0018-2206
Pages
pp. 187-197
Launched on MUSE
2016-02-24
Open Access
No
Back To Top

This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website. Without cookies your experience may not be seamless.