In lieu of an abstract, here is a brief excerpt of the content:

LOS 80: ¿INGRESO A LA POSMODERNIDAD? JORGE RUFFINELLI Stanford University -Lia posmodernidad, ¿llegó para quedarse? ¿O se trata de una visita temporera , algo incómoda, enigmática y equívoca? Me hice estas preguntas hace ya algún tiempo, pues por un lado teóricos y publicistas de la posmodernidad afirman su presencia definitiva en el campo de la cultura y las relaciones humanas, en tanto sus adversarios denuncian la ideología conservadora y enajenante que respira bajo sus expresiones. La discusión no se ha cerrado, se está abriendo apenas, y por eso es oportuno plantear y deslindar algunos aspectos de la discusión en el contexto latinoamericano. Retomando la duda del comienzo, respondo de manera afirmativa: tanto la palabra como el concepto de posmodernidad han ingresado en la crítica, diría han inundado las preocupaciones actuales sobre los itinerarios seguidos por nuestra literatura en las últimas décadas y los que le quedan por seguir. Como ya sabemos, se empezó a hablar por primera vez de posmodernidad en el campo de la arquitectura, con Charles Jenks, aunque hay el dato escasamente conocido de que hacia 1956 el gran historiador Arnold Toynbee señaló, sin abundar, que habíamos alcanzado la edad Post-moderna. Sin embargo, el término y su concepto rebasaron por completo estos "orígenes", para constituir un discurso radical de rechazo de la modernidad y sus valores, instalando su voluntad polémica en la construcción de una nueva episteme que invierte todas las construcciones filosóficas y estéticas de la modernidad y pulveriza sus fundamentos. Se nos habla con seductora persuasión, del fin de los "grandes relatos" o "metanarrativas" legitimadoras de la ciencia, la filosofía o la acción política. Lyotard define la posmodernidad precisamente como la desconfianza , mástodavía, la absolutafaltadefe en estosgrandes relatos, seanla dialéctica del espíritu, la emancipación obrera, la sociedad sin clases, la acumulación de la riqueza. Hegel y Marx han muerto, Nietzsche en cambio ha resucitado. El marxismo se desvanece al mismo tiempo que el capitalismo tardío hace sentir su presencia poderosa en el escenario, iba a decir de la historia, pero la historia también ha muerto. Estamos en la post-historia, descreídos de la teleología, del progreso, de que exista siquiera algún sentido en la realidad o en la vida. Por© 1990 NUEVO TEXTO CRITICO Vol. Ill, No. 6, Segundo semestre 32_____________________________________________________JORGE RUFFINELLI eso, tampoco hay razones para la acción, para el compromiso; y la única acción intelectual posible es la deconstrucción, el análisis del meccano —el lego—, el estudio de las piezas para desnudar su funcionamiento. Es un análisis del detalle, de lo minúsculo. Se han desprestigiado esas hermanas gemelas, la universalidad y la totalidad, y en su lugar reina el fragmento (lo que Frank Kermode llama "the Postmodern love-affairwiththe fragment"), el día tras día, la parcelación y la parcialidad, el microanálisis. Al mismo tiempo se pulveriza la noción de centro, orden yjerarquía, y se inicia un novísimo trabajo sobre los márgenes, las fronteras, las periferias, las "minorías"; y lo periférico pasa a ser observado centralmente. En el ámbito del arte yla literatura, la Posmodernidad celebra la de-sacralización de los productos artísticos y su sustitución por el consumismo democratizador de la "cultura de masas", la mercantilización del conocimiento y el arte; el culto al "pastiche" que niega al invididualismo y a la originalidad; la literatura acaba definida como "juego", desaparecidos sus compromisos y funciones cognoscitivas, despojada de contaminaciones sociales, y reconstruida en todo caso su función de intrascendencia. No se trata ahora de discutir la validez filosófica de la posmodernidad, ni de señalar contradicciones flagrantes (por ejemplo, la fragmentación es inconcebible sin elconcepto de totalidad). Tampoco de polemizar sobre su definición y su concepto, tan traídos y llevados. Me importa, en cambio, trazar sus relaciones con la literatura latinoamericana, y en segundo lugar, valorar su estatuto en la crítica. En este sentido, una interrogante tiene que ver con la pertenencia histórica de...

pdf

Additional Information

ISSN
1940-9079
Print ISSN
1048-6380
Pages
pp. 31-42
Launched on MUSE
2016-01-06
Open Access
No
Back To Top

This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website. Without cookies your experience may not be seamless.