Abstract

El texto de Tan largo me lo fiáis presenta en algunos casos variantes mínimas en cuanto a grafía respecto al texto de El burlador. En este artículo se analiza un pasaje editado por A. Castro en 1910 siguiendo la lección de Tan largo, y reformado más tarde por el propio Castro de acuerdo con Burlador. El rastreo y cotejo en autores del siglo XVI-XVII confirma la prioridad del Tan largo en la grafía raxas y la lección correcta de raxas como paños, atestiguada ya en el Viaje de Turquía. El análisis de los procesos de transmisión textual reafirma, también en este breve pasaje, la prioridad del Tan largo.

pdf

Additional Information

ISSN
1944-0928
Print ISSN
0007-5108
Pages
pp. 175-187
Launched on MUSE
2014-01-08
Open Access
No
Back To Top

This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website. Without cookies your experience may not be seamless.