We are unable to display your institutional affiliation without JavaScript turned on.
Browse Book and Journal Content on Project MUSE
OR

Find using OpenURL

Dorotea Muhr el lado iluminado de la luna

From: Nuevo Texto Crítico
Volume 23, Numbers 45-46, 2010
pp. 209-213 | 10.1353/ntc.2010.0035

In lieu of an abstract, here is a brief excerpt of the content:

[Madrid 1991. Onetti aún duerme su siesta].

Desde la infancia estaban las dos: lectura y violín. Siempre fueron fuertes para mí. Y bueno, la música la empecé muy chica. Hacía cuarteto con mi padre y en los intervalos jugaba a la pelota con los chicos de la casa. Me crié con la música de cámara y, por eso, todavía después de muchos años de la muerte de mi padre, me cuesta escuchar música de cámara. Puedo tocarla porque me entretiene y me gusta, pero escucharla sólo me trae demasiados recuerdos, porque con él, mi padre, toqué todo, todo. Era un fanático. Pobrecito, él tendría que haber sido músico y en cambio tuvo que ser contable, vendedor, todo lo que no le interesaba para nada. Los fines de semana eran la gloria porque hacía su música. Y esa pasión me la pasó, totalmente.

En Montevideo estuve en el S.O.D.R.E. y cuando vine a España tuve suerte porque conseguí esta orquesta, que es una maravilla. Al principio íbamos a los colegios, porque era la época de Franco y lo único que había entonces eran bandas. Tuve suerte porque me encontré de casualidad con un argentino, que estaba en el instituto, y él me dio clases, y luego me llamó para una orquesta pequeña. Era cuando íbamos a los colegios a tocar el Danubio azul, y él explicaba qué es el violín, la viola, toda esa cosa. Conocí Madrid y los colegios, y el lujo que hay en los colegios. Cada vez que voy a un ensayo doy gracias porque esta oportunidad es maravillosa. Además fue lindo porque hice muchos años de sinfónica, mucho cuarteto, y luego vine acá e hice la ópera —cosa que nunca había hecho—, y ahora estoy en la zarzuela. El teatro me encanta: todo ese montaje, los primeros ensayos de la orquesta y luego, a la italiana, con los cantantes, cómo se va armando todo. Vos estás entre bastidores y ves a los niños actores, y es lindísimo, siempre hay un ambiente lindo, pero a veces le chiflan a alguien. Me da pena.

¿Qué músicos prefiero? Brahms es uno de los fuertes, por las sinfonías. Las dos cosas, tocar y escuchar a Brahms, es fabuloso. La música de cámara, el sexteto de Brahms, todos los cuartetos. Todo eso lo hicimos en el Club Alemán de Montevideo. ¿Tú no conociste el Club Alemán? Fue hermoso. Y Mozart, claro, es lógico. Y Beethoven. Y Tchaikosky me gusta, pero no tanto como a Juan. Es el favorito de Juan. Justamente ayer le grabé el Andante Cantabile, que tocaba Rostropovich. El Andante es lo que le gusta más a Juan. No sé si sabes, le encanta. Es una de las pocas cosas que le gustan con locura. Esto y algunas cosas de jazz, a veces. Y Gardel, aunque hace mucho que no lo escucha.

Schumann me gusta mucho. Es Géminis como yo, y lo siento mucho, es muy fino, muy lindo, muy hermoso. En ópera, Verdi, que es fabuloso. Falstaff. Cada ópera se te queda. Cuando hago una ópera, por ejemplo, estoy, sin darme cuenta, repasando mentalmente las melodías durante el tiempo que dura. Y cuando se acaba, advierto que estoy medio silbándolas.

Y me están gustando los modernos, también. Hace poco hicimos Peter Grimes. Y es música difícil, complicada, pero hermosa, muy descriptiva. Grimes me gustó mucho, y después hicimos Madame Butterfly de Puccini. Es curioso, hacer Madame Butterfly, con su dulzura un poco pegajosa después de haber hecho algo tan tajante como Grimes.

Alguien me preguntaba el otro día, y es una pregunta cursi, qué se siente cuando tocas el violín. Pues depende. Soy geminiana, y los geminianos tenemos mucho arriba y abajo. Y hay momentos en que tengo una sensación maravillosa, absolutamente, casi de borrachera, lindísimo, te sientes feliz, quieres que dure, que siga. El mismo Madame Butterfly tiene muchos cantabiles para viol...



You must be logged in through an institution that subscribes to this journal or book to access the full text.

Shibboleth

Shibboleth authentication is only available to registered institutions.

Project MUSE

For subscribing associations only.