We are unable to display your institutional affiliation without JavaScript turned on.
Browse Book and Journal Content on Project MUSE
OR

Find using OpenURL

Bizarra. Una saga argentina (review)

From: Latin American Theatre Review
Volume 45, Number 2, Spring 2012
pp. 220-222 | 10.1353/ltr.2012.0015

In lieu of an abstract, here is a brief excerpt of the content:

En los años de la Postdictadura argentina —período que se abre en 1983 con la restitución de la democracia, continúa hasta hoy y constituye un momento histórico-cultural inédito e inseparable de las proyecciones y consecuencias de los “años de plomo” —, se produjo una incalculable, profunda renovación del teatro. Entre los creadores responsables de ese cambio sobresale Rafael Spregelburd (Buenos Aires, 1970), quien ha concretado una producción dramatúrgica amplia —casi cuarenta títulos— y multipremiada, cuya escritura revela el manejo de diversos saberes teatrales.

No toda su producción tiene el mismo registro. Iniciada en 1990, su obra ha devenido de una dramaturgia metalingüística (muy al estilo “posmoderno”) a la indagación de la sintaxis de lo real y la mirada crítica satírica sobre la realidad social argentina y global. A una primera línea de su teatro, que hace estallar el concepto naturalizado de realidad social-material (y con él el teatro argentino realista) por la vía indagatoria del lenguaje, se integran sus obras Destino de dos cosas o de tres (1990), Cucha de almas (1992), Remanente de invierno (1992), Estafeta (1993), Moratoria (1993), La tiniebla (1993), Dos personas diferentes dicen hace buen tiempo (1994, versión libre de textos de Raymond Carver, en colaboración con Andrea Garrote), Canciones alegres de niños de la patria (1995), Entretanto las grandes urbes (1995), Varios pares de pies sobre piso de mármol (1996, versión de textos de Harold Pinter, con Gabriela Izcovich y Julia Catalá), Raspando la cruz (1996), Cuadro de asfixia (1996). Spregelburd investiga aquí en la deconstrucción o desmontaje de estructuras lingüísticas, campo de análisis que de alguna manera nunca abandonará.

Sin embargo, hacia mediados de los noventa, Spregelburd va acentuando en su teatro la percepción de otra realidad, no lingüística, que acaso podríamos llamar la realidad de lo “real” —retomando sus propias palabras— o realidad metafísica, cuya concretización más evidente puede hallarse en la estructura mayor que reúne las siete piezas de su monumental Heptalogía de Hieronymus Bosch: La inapetencia (I, 1996), La extravagancia (II, 1997), La modestia (III, 1999), La estupidez (IV, 2001), El pánico (V, 2002), La paranoia (VI, 2007) y La terquedad (VII, 2008). Spregelburd comienza a perseguir ya no la deconstrucción de lenguajes sino la sintaxis de lo real, es decir, las grandes matrices abstractas que constituyen la base, el principio de esa realidad “real”, en oposición a una realidad humana hecha de lenguaje. Siguiendo a Del Estal, Spregelburd afirma que “el lenguaje no es lo que se dice del mundo, más bien es al revés: lo real es la resistencia de las cosas a lo que se dice de ellas. Es inevitable y escalofriante imaginar esa corrida activa de las cosas, esa militancia empedernida por fugarse del lenguaje” (contratapa al libro de Eduardo Del Estal, La ilusión óptica). Ya no se trata de elaborar metalenguajes sino de escenificar la “fuga” de lo real otro entre las redes del lenguaje.

En los últimos años Spregeburd ha ido ahondando una tercera orientación de su teatro: la socio-política, con un profundo impacto cómico, satírico y polémico. Nos referimos a sus obras Un momento argentino (2001), Bizarra. Una saga argentina (2003, pieza ciclópea en diez “capítulos”), Bloqueo (2007) y la reciente Acassuso (2007–2008), éxito de público prolongado hasta hace muy poco sobre un tema conmovedor: la degradación de la escuela pública argentina enfocada desde la sala de profesores. La flamante edición de Bizarra (Buenos Aires, Entropía, 2008) permite calibrar esta modalidad spregelburdiana. Son 500 páginas las que el lector atraviesa al leer la que tal vez sea una de las obras de teatro más largas del mundo. En Bizarra, que retoma la poética de la telenovela en diez entregas teatrales semanales, no se salva nada ni nadie, no hay personaje positivo ni moraleja bienpensante. Como Acassuso, Bizarra arrasa, pulveriza todos los discursos sociales para construir la metáfora de un país impresentable, degradado, insostenible...



You must be logged in through an institution that subscribes to this journal or book to access the full text.

Shibboleth

Shibboleth authentication is only available to registered institutions.

Project MUSE

For subscribing associations only.