We are unable to display your institutional affiliation without JavaScript turned on.
Browse Book and Journal Content on Project MUSE
OR

Find using OpenURL

Cuba’s Wild East: A Literary Geography of Oriente by Peter Hulme (review)

From: Caribbean Studies
Volume 41, Number 1, January-June 2013
pp. 240-244 | 10.1353/crb.2013.0000

In lieu of an abstract, here is a brief excerpt of the content:

Cuba’s Wild East: A Literary Geography of Oriente, de Peter Hulme, es parte de la serie American Tropics: Towards a Literary Geography, publicado por la editorial de la Universidad de Liverpool (2011). En la introducción de este texto, Hulme formula una original e interesante aproximación al estudio y escritura de la historia literaria contemporánea, independiente de los conceptos tradicionales de nación e identidad nacional. Esta nueva visión promueve un espacio de discusión transdisciplinario en el que las ciencias sociales se conectan con la literatura y la tradición cultural. En esencia, establece una correlación entre historia, geografía y cultura como punto de partida para el análisis de la producción literaria de regiones, que no necesariamente están enmarcadas dentro de una sola nación, pero que sí comparten una lógica cultural e histórica coherente. Así, sobre la base de esta relación, el autor plantea lo que a mi juicio constituye el aporte fundamental de este texto: la existencia de una geografía literaria enmarcada dentro de una cultural. Esta tesis inevitablemente incita a un replanteamiento del concepto de literatura nacional, a partir de su relación y compromiso con estas regiones. Especialmente, cuando en la mayoría de los casos, los territorios a los que se refiere Hulme son desdeñados dentro de su misma nación; y su producción literaria es prácticamente ignorada por la crítica convencional.

El texto de Hulme centra su atención en el Caribe y dentro de este, en la región oriental cubana. Obviamente, si articula su discurso a partir de la sobrentendida “geografía cultural”, el autor intentará distanciarse de las nociones habituales de ideología, frontera y condiciones socioeconómicas, que permearon los estudios caribeños de gran parte del siglo XX. Hasta cierto punto, resulta lógico que abandone la concepción geográfica del Caribe que todos conocemos; y prefiera repensarlo desde un criterio socioeconómico, que no es tan novedoso como pudiera suponerse, pero que reclama para la región una mayor extensión territorial. Me refiero a Plantation America, término con el que se conoce las partes del continente, cuyas sociedades se estructuraron, en una u otra medida, por la economía de plantación. Según Hulme, el nuevo Caribe (aunque viejo) debería comprender: al sureste de los Estados Unidos, el litoral atlántico de América Central, las islas caribeñas y el noreste de América del Sur. Y digo “según Hulme” porque siendo consecuente con la perspectiva socioeconómica que emplea, habría que completar esta lista con los territorios de Brasil y las franjas occidentales de Ecuador y Perú.

En realidad, no creo que esta pequeña discrepancia tenga una repercusión posterior en su texto. Soy consciente de que cualquiera que sea el método escogido para estudiar el área, siempre enfrentará la misma problemática: la de delinear con exactitud sus nuevos límites. Sin embargo, no puedo decir lo mismo acerca de algunas de las conclusiones a las que llega sobre el oriente cubano. Aun si estas consideraciones fueran descartadas, el problema persistiría, por cuanto Oriente constituye el área de interés y eje central de este escrito. Esto no quiere decir que deseche todas las opiniones de Hulme, y que me oponga completamente a la relectura que hace de la región.

Empecemos con el hecho de que no hay un acuerdo unánime para definir a Oriente, más allá de un criterio geográfico. Hulme lo reconoce. En su opinión, es un territorio singular, difícil de determinar y con una connotación ambigua, aun dentro de su misma nación. En cierto sentido y dejando a un lado el discurso geográfico, yo no diría que la connotación es ambigua, más bien, me atrevo a decir que es peyorativa. Bastaría con mencionar que en la época colonial era tildada como una tierra de herejes, viciosos y vagos, mientras que en la actualidad, los sectores populares la comparan despectivamente con Palestina y la emigración de su pueblo, en este caso...



You must be logged in through an institution that subscribes to this journal or book to access the full text.

Shibboleth

Shibboleth authentication is only available to registered institutions.

Project MUSE

For subscribing associations only.