restricted access La nación singular: fantasías de la normalidad democrática española (1996–2011) by Luisa Elena Delgado (review)
In lieu of an abstract, here is a brief excerpt of the content:

Reviewed by
KEYWORDS

Spanish Democracy, Nationalism, Collective Fantasies, Dissensus, Normalization

luisa elena delgado. La nación singular: fantasías de la normalidad democrática española (1996–2011). Siglo XXI, 2014, 332pp.

Me parece interesante considerar este libro como parte de una reciente apertura de las posibilidades de pensar que se ha producido entre los afectados por el recrudecimiento de las condiciones de vida neoliberal en la Europa mediterránea. Ante el brutal ataque de las “medidas de austeridad” por parte de Estados como el español, las narrativas, prácticas e imaginarios que habían “naturalizado” esa vida neoliberal (competitiva, instrumentalizada, fuertemente jerarquizada y violenta) entran en crisis. Cae, por ejemplo, el tabú que rodeaba a la palabra “democracia”. ¿Qué más hace falta para que dejemos de llamar “democracia” a una forma de vida tan profundamente ajena a la igualdad entre los seres humanos?

La nación singular se mueve en el camino abierto por el movimiento global de las plazas de 2011 (y de muchos otros anteriores, pero 2011 marca una ruptura) hacia un pensamiento capaz de revaluar las “democracias” neoliberales y una construcción de alternativas posibles que vayan más allá de lo marginal. Al centrarse en el caso del Estado español, dialoga con (al menos) dos grandes fuentes de inteligencia colectiva: por un lado, con el movimiento 15M en sentido amplio —no solo como protesta sino como clima afectivo e intelectual—, en particular con textos que han colaborado con esa inteligencia colectiva, como son algunos de Guillem Martínez y Amador Fernández-Savater. Por otro lado, el libro bebe de una tradición de estudios culturales ibéricos, producidos principalmente desde universidades norteamericanas, que critican la hegemonía cultural imperante en los medios académicos de la península. Del diálogo entre estos dos mundos surge este libro, que puede leerse como una importante contribución al desarrollo de la noción de “Cultura de la Transición” con la que Martínez y Fernández-Savater (entre otros) han pensado esa “normalidad democrática” que el libro lleva en el título.

Concretamente, Luisa Elena Delgado, propone que la “cultura despolitiza-dora y desproblematizadora” que se impone en el momento de la “transicióna la democracia” da lugar a una “democracia gerencial y consensual”, que en realidad no es una verdadera democracia porque restringe las opciones políticas a aquellas que se mantienen dentro de un marco consensual incuestionable, y además otorga todo el protagonismo en la gestión a grupos de expertos. Delgado añade que esta cultura de consenso se articula mediante una fantasía (en el sentido psicoanalítico: “el apoyo que da coherencia a lo que llamamos realidad”) de cohesión y “normalidad” de la nación española. Esta fantasía tiene, como todas, su excepción constitutiva, ese obstáculo que impide el goce de su plena realización al tiempo que sostiene su coherencia: en este caso, se trata de “los nacionalismos” (el vasco y el catalán, principalmente). Delgado desarrolla las dos líneas teóricas de esta crítica a la democracia consensual española y su fantasía de cohesión en su primer capítulo, apoyándose en Rancière y Žižek como referencias centrales. Comienza exponiendo el viraje respecto a la tradición marxista de la crítica a la ideología que propone el filósofo esloveno: no hay que hacer interpretaciones sintomáticas de la cultura, “la verdad está ahí fuera”, las fantasías que sostienen la “realidad” colectiva están a la vista de todos. Y la fantasía que nos interesa aquí es precisamente aquella que pretende que hay valores [End Page 230] que no son conflictivos, que hay un “sentido común” innegable. Ahí es donde la teoría psicoanalítica y la filosofía del disenso se encuentran y se complementan: esa capacidad estructuradora de la realidad que las fantasías obtienen ignorando la posibilidad de que alguien no las comparta es similar al poder organizador de lo que Rancière llama “la policía”: un modo específico de ordenación de la realidad que asigna...


pdf