restricted access Emilia Serrano de Wilson: Entre los salones literarios y los periódicos femeninos.
In lieu of an abstract, here is a brief excerpt of the content:

Emilia Serrano de Wilson:
Entre los salones literarios y los periódicos femeninos.

"Nuestras amables compatriotas han lucido la gracia y la esbeltez de sus talles en los salones de las señoras de E. R. y G." escribe Emilia Serrano de Wilson en febrero de 1858 en su famoso periódico La Caprichosa, señalando así que la aparición de la mujer en la escena pública estuvo relacionada con el desarrollo de la sociabilidad que tuvo lugar en los salones de aquella época (Emilia Serrano de Wilson, 1858, 3). Efectivamente, Serrano de Wilson desempeñó diversos papeles en este mundo, adquiriendo con ello una proyección pública insólita. Con el objetivo de conseguir un cierto nivel de realización personal, asumió el papel de directora de periódicos, así como el papel de anfitriona de salones, haciéndose célebre no solamente en Europa sino también en México, Cuba y Perú.1 Gracias a testimonios recientes, sabemos de la existencia de su salón en París donde estableció una poderosa red de colaboración con políticos y literatos franceses y españoles (Ortega, 2006). En estos salones, que se celebraban dos veces al mes, era habitual conversar sobre temas culturales, sociales y literarios. Quizás no fuera por pura casualidad que estas tres temáticas aparecieran también en las páginas de La Caprichosa, editada en París entre 1857 y 1860.

Entre los salones literarios de mujeres y la prensa femenina hubo diferentes vínculos de conexión, que sin embargo no han sido estudiados en profundidad. En realidad, son escasísimos los estudios comparativos de los periódicos editados por mujeres y los salones dirigidos por ellas (Ángeles Ezama Gil, 2014). No obstante, un estudio de estas características resultaría particularmente enriquecedor por dos razones fundamentales. Por un lado, los salones, cuya importancia analizaremos en este artículo, se sitúan ante una encrucijada decisiva, oscilando entre la esfera pública y la esfera privada. El estudio de este espacio semiprivado que representa el salón decimonónico nos ayudará a desarrollar una comprensión más profunda de la participación de la mujer en el diálogo intelectual de su época. Por otra parte, el estudio de los periódicos, que se sitúan en el ámbito de la esfera pública, nos permitirá comprender el impacto cultural que ejercieron las mujeres que desempeñaron la doble labor de editoras y anfitrionas de salones.

Antes de describir las relaciones que las mujeres editoras establecieron con el mundo galante de los salones, observaremos cuál era la relación que este mundo mantuvo con la prensa de la época. Ángeles Carmona González indica que los periódicos eran leídos y comentados por los asistentes de los salones: "un mismo periódico podía ser utilizado por [End Page 118] muchos receptores a través de los salones" (Ángeles Carmona González 31). Su análisis resulta particularmente interesante, ya que afirma la existencia de un público lector limitado a estos espacios. Efectivamente, un ejemplar se podía leer en voz alta en un salón que contaba con muchos participantes. De esta manera, ellos se enteraban de la existencia del periódico y tenían la ocasión de solicitar una suscripción privada. Con el fin de aumentar las ventas de sus periódicos las mujeres editoras necesitaban tratar una amplia variedad de temas y dar a sus publicaciones un carácter más transnacional e interdisciplinario. Por esta razón, en las páginas de La Caprichosa se podían leer numerosas noticias comerciales, sociopolíticas y literarias no solamente sobre Francia sino también sobre otros países de América del Sur:

Gracias a que muy pronto van a estar establecidos los buques trasatlánticos, la Francia va a ser el centro natural del comercio de ambos mundos; pero el antiguo continente conoce muy poco el nuevo, y no sabe el inmenso partido que se puede sacar de él, porque hasta hoy no ha sido instituida ninguna publicación continuada.

(Emilia Serrano de Wilson, Junio 1857, 8).

Las...


pdf