In lieu of an abstract, here is a brief excerpt of the content:

Buckwalter-Arias, James. Cuba and the New Origenismo. Rochester, NY: Tamesis, 2010. 216 pp.

El estudio Cuba and the New Origenismo de James Buckwalter-Arias, tiene una cualidad hermenéutica importante y que la crítica en general tiende a desvalorizar, por considerarla—erróneamente—como una práctica del pasado superada por otras. Me refiero al análisis estético que partiendo de un punto de vista materialista, tiene en cuenta la relación entre el modo de producción de la obra y su poética. El libro es un análisis de varias obras narrativas cubanas escritas o publicadas en la Cuba post-soviética: “El lobo, el bosque y el hombre nuevo” de Senel Paz, Las pala-bras perdidas de Jesús Díaz, Informe contra mi mismo de Eliseo Alberto, Máscaras de Leonardo Padura y la colección de ensayos de Antonio José Ponte, El libro perdido de los origenistas. La premisa fundamental que le da coherencia al libro es el resurgimiento crítico de la aparente contradicción entre la autonomía de la literatura y su función socio-política. La dicotomía que se estudia surge a partir del renacimiento del imaginario de Orígenes—sobre todo el de José Lezama Lima—en las obras de los noventa y su fusión con el estilo realista social de los setenta. Haciendo una digresión, quiero señalar que el autor se refiere a este último estilo como “realismo socialista”, y que no cabe duda que algunas de estas obras tienen el estilo ralo y doctrinario que lo caracteriza, sin embargo también es verdad que en Cuba no se produjo exactamente un “realismo socialista” a la usanza soviética. Volviendo al texto de Buckwalter-Arias, se observa que otro objetivo importante del libro consiste en poner en cuestión la recepción crítica de la narrativa del periodo post-soviético. La crítica contemporánea afirma que la narrativa de los noventa tiene unas cualidades literarias de las que carecían las obras de los sesenta, que por el contrario, se consideran obras políticas por oposición a la prosa contemporánea. El estudio de Buckwalter-Arias demuestra que el realismo y el modernismo de Orígenes coexisten en las obras de los noventa y que, además, no son excluyentes, a pesar del deseo implícito de sus narradores de abandonar el realismo.

El relato de Senel Paz es el primer ejemplo que tematiza la figura de Lezama, al que se asocia con la literatura canónica, hermética y estilísticamente sofisticada. La fusión entre el realismo y el modernismo se representa alegóricamente a través de la amistad entre Diego (el artista gay sofisticado) y David (el comunista que representa al hombre nuevo guevariano). Muchos críticos han leído esta unión ideológica como la interpretación maniquea e inverosímil de la realidad política actual. Por una parte, Buckwalter-Arias está de acuerdo con esta lectura, pero por otra parte no descarta la posibilidad de que se produzca esta unión, como de hecho ha sucedido en los dos últimos años. Desde el punto de vista estético, el autor argumenta que la relación entre el hombre nuevo (Guevara) y el artista gay (Lezama) coexisten y aluden a las diferencias utópicas de ambos. Esta relación solo puede darse a través de una fusión que simultáneamente revele sus límites. Es decir, que la dialéctica entre realismo y modernismo no se sutura en el relato, sino que pone de manifiesto los límites del realismo, o la crisis de la representación y al mismo tiempo la necesidad de su existencia. [End Page 575]

La obra de Díaz se analiza bajo los mismos presupuestos, aunque en este caso, el estudio se centra sobre todo en su aspecto meta-textual por ser una novela que representa su propia escritura a través del personaje del Flaco. Al igual que la obra anterior, Las palabras perdidas, muestra una aparente contradicción entre las aspiraciones modernistas...

pdf

Back To Top

This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website. Without cookies your experience may not be seamless.